lunes, 16 de febrero de 2009

El Amo

El BDSM para nosotros ha dejado de ser un juego de alcoba, para convertirse en parte de nuestra vida, no todo el tiempò estamos en lo que podriamos decir en sesion. Sin embargo no dejamos de reconocer cada uno cual es su lugar en ese aspecto. Sabemos que basta una señal para que se adopten los roles y se entre en lo que diriamos nuestro espacio BDMS.
Juan como el dominante por excelencia reconocido por todos los miembros es quien marca las pautas a seguir. Estando el Dominante principal mi dominio o el de Ana pasan a segundo termino.
El dia de hoy después de cenar, mientras veiamos la TV expreso su deseo de que jugaramos con nuestra perrita. Esto me marco la pauta y Ana tambien de lo que Juan deseaba. Deseaba que yo actuara como Domina junto con El y sometieramos a Ana. Sin embargo despues de un tiempo decidio que deseaba a sus dos perras. De tal modo en ese momento deje de actuar como Domina y me puse al mismo nivel de sumision que Ana.
Como buen Dominante sabe usar bien sus cartas para ejercer su dominio sobre toda su familia. Ha habido ocasiones en que una de sus formas para bajarme los humos como dice, hace que Ana o luis sean la mano ejecutora de algun castigo que me haya puesto. De igual forma le puede ordenar que castigue a Ana.
Sus dos sumisas le dimos el placer que nos demando. Tambien fue su orden que el día de mañana permanecieramos en esa condición. Es decir deberemos guardar el protocolo, el que entre otras cosas incluye el no usar ropa interior y permanecer desnudas en casa.
Sonia{V}