martes, 2 de junio de 2009

Oralmente...

Hace tiempo que no veia a mi Ama Sonia asi. Ya tarde me llamo diciendome que dejara lo que estaba haciendo. Necesitaba de mis servicios. ¿Sabes? me dijo, estoy muy excitada, necesito de tu boca. Se sento al borde de la cama y me ordeno que empezara mi labor. Debo decir que eso màs que un trabajo es un verdadero deleite. Tiene unas bellas piernas y el sabor de su sexo, siempre me ha gustado. Hice mi labor como le gusta, despacio, suave y constante. Mi boca y mi lengua recorrieron sus piernas, sus muslos, para acabar deleitandose con el sabor de su rico coño.
Le proporcione un largo orgasmo y cuando se recupero me pidio que empezara nuevamente. Estaba en esa labor cuando de pronto se aparece el Amo Juan y nos encuentra en tan placentera labor. Me dice que continue con mis manos la labor de mi boca sobre el sexo de Ama Sonia mientras coloca su polla en mis labios indicandome que desea que mi boca le de placer. Crce en la boca de su sumisa y cuando esta listo me hace un lado para penetrar a la Señora. Acaban en un gran orgasmo mutuo y simultaneo. Despues de unos minutos de reposo, me ordena el Amo que los limpie. Mi lengua hace su trabajo en ambos y como recompensa me permiten el masturbarme y tener un orgasmo frente a ellos. Nos recostamos un rato y ya tarde nos levantamos a tomar un bocado. Regresan a la cama y me ordenan compartirla con ellos. Me colocan en medio de ambos. Es muy placentero el dormir de esa forma.

3 comentarios:

Jeremias dijo...

Muy buena la historia, envidiable para muchos de nosotros cualquiera sea el lugar que ocupemos en esa relacion, besos

juniordada dijo...

Querida Ana
Nunca había pensado en la servicialidad como gran acto de educación en el mundo de la sexualidad.Me dejan impactados tus textos y aún no recuerdo que me trajo a tu blog...y esta vez creo que no fue un safari onanístico por la web.La proxima vez que vea a mi pequeña Emmanuelle swinger, con la que he gozado algunos tugurios swingers como adolescentes preciosos y emocionados, le recomendaré tu blog...Soñaremos con tus braguitas bañadas en sudor. Parece ser que, además de la profesión ex magister, compartimos muchas mas cosas..quizas eso que llamas ¨polyamor¨.
Un futuro lector permanente

BELMAR dijo...

muy buenos
tus relatos!!!